29 diciembre 2020

Entorno Noticias

Calidad Informativa

Plan de Juego

0 0
2 minutos de lectura
0 0
Read Time:1 Minute, 47 Second

El año que todo cambió

Jesús Mejía Cruz/JMC Periodismo Deportivo

Tenías unos días de haber llegado cuando diste el primer aviso. Kobe Bryant llenó de luto lo que parecía un domingo cualquiera.
Pese a ello, 2020, parecías un año común. Pronto sabríamos que no.

La pandemia creció y todo se acabó, desde el futbol hasta el beisbol. Desde Juegos Olímpicos hasta el deporte llanero. Desde la vida de algunos hasta la libertad de otros.
Ahí sí, 2020, nos diste miedo.

Podríamos tener razones para odiarte. Aniquilaste la vida como la conocíamos y te llevaste a muchos de los nuestros. Amigos, familiares, vecinos y conocidos. Los hospitales se llenaron y muchos empleos se acabaron. Nos dejaste sin besos, sin abrazos y nos obligaste a cubrirnos las sonrisas. Nos alejaste de los estadios, nos dejaste sin festejos, nos impediste tocarnos, besarnos, y hasta te llevaste a Maradona.

Nos pusiste sobre las cuerdas, espaldas planas sobre la lona; fue como tener uno menos por expulsión, una goleada en contra, un wild pitch que nos llenó las bases. Un penal para el rival en tiempo agregado.
Nos dejaste lugares vacíos en la mesa que no volveremos a ocupar.

Pero nos diste otras oportunidades. La oportunidad de extrañar unos brazos, de querernos en la distancia, de imaginar goles y recordar jonrones. Nos diste la oportunidad de admirar a los médicos y volver a respetar a los profesores.

De añorar esos lugares que aborrecíamos. De extrañar nuestras oficinas y nuestros colegios. Nuestros amigos, enemigos y compañeros.

Aunque suene raro, algunos te vamos a extrañar, y hasta tenemos cosas por agradecerte. Nos hiciste fuertes en la adversidad, nos recordaste la importancia de tener un hogar donde poder estar. Nos dejaste ver nuevamente campeones a los Dodgers con sangre mexicana, y vimos llegar a Checo en primer lugar.

Hoy sabemos venir de atrás. Remontar un marcador, boxear en distancia corta, pitchamos arriba de 100 y nos salen mejor las jugadas de pared. Hoy nos creció el bícep de la resiliencia, el músculo de la paciencia.

Hoy tengo un Plan de Juego que no puede fallar. Adiós, 2020. Después de ti, nada será igual.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleppy
Sleppy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Más Historias

0 0
3 minutos de lectura
0 0
4 minutos de lectura
0 0
2 minutos de lectura

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *